31 de agosto de 2019

Las Haciendas Henequeneras en Yucatán

LAS HACIENDAS HENEQUENERAS DE YUCATÁN


Las haciendas henequeneras fueron hace tan sólo un siglo la base de la economía yucateca (incluso en gran parte de la Península de Yucatán se ven algunas, en nuestro municipio por ejemplo) es símbolo de la grandeza y esplendor de una época, se encuentran, hoy en día, condenadas a convertirse en escombros, víctimas del abandono y la falta de mantenimiento. Afortunadamente, algunos cascos han sido recientemente adquiridos para restaurarlos y convertirlos en casas de campo, salones de fiestas, hoteles y modernas residencias.
Las Haciendas Henequeneras en Yucatán
Cuando recorremos Yucatán, las altas chimeneas de piedra de las viejas haciendas henequeneras nos sirven de faros (Caso de la ex-hacienda Dziuché, camino a Hoctún)
En Cacalchén la finca de "Sahcabá" sigue funcionando para obtener la fibra o sosquil para las tienda artesanales y otros productos. Varios de sus edificios funcionando, en especial la casa de máquinas.

Estas haciendas que llegaron a poseer grandes hectáreas y que trajeron a México millones de dólares y generaron enormes beneficios y colosales fortunas, eran auténticas ciudades de las que nunca se salía y en las que incluso circulaba una moneda propia, con la efigie de la hacienda acuñada en ella.

Pero la historia de las haciendas yucatecas está estrechamente ligada a un cultivo específico:
el henequén (Agave fourcroydes lemaire). Originario del área oriental de la península de Yucatán, es una planta de zonas áridas de la familia de las agaváceas, de hojas lanceoladas, angostas, rígidas, planas y grisáceas que miden de 8 a 12 cm de ancho y de 1.25 a 2.50 m de largo, con una espina terminal oscura y dientes o espinas marginales triangulares en todo el borde. Estas hojas se hallan dispuestas alrededor de un tronco que mide de 2 a 3 m de diámetro y hasta 2 m de altura.

La planta vive alrededor de veinticinco años y, durante los siete primeros, está en etapa de desarrollo, a partir de la cual y durante quince años más, brinda generosa sus mayores pencas para que de ellas se extraiga la fibra. A un lado de la mata nacen sus vástagos, que aseguran la preservación del agave; y del centro de las pencas surge el varajón, que florece justo cuando anuncia su muerte.

El soskil

(nombre maya de la fibra del henequén -sisal-) fue, hasta el siglo XIX, un producto de poca importancia económica y su producción era muy inferior a la del maíz, la caña de azúcar o el algodón. Los mayas y sus descendientes, al igual que lo habían hecho durante la época prehispánica y la etapa colonial, usaban la fibra para la elaboración de hamacas, cuerdas, calabrotes, sacos, bolsas y prendas de vestir; y la planta viva para formar cercas de protección alrededor de las casas.
Las Haciendas Henequeneras en Yucatán
El henequén (Agave fourcroydes lemaire). Originario del área oriental de la península de Yucatán

12 de julio de 2019

Top de platillos más ricos de Yucatán

Las comidas o recetas yucatecas 

nos deleitan con su gran sazón e historia. Cada platillo, guisado con ingredientes locales y de otras latitudes, reafirman el mestizaje y nos recuerda que la mezcla de culturas le dan sabor a nuestra vida (gastronómica).

La cocina de Yucatán está conformada por varios guisos y todos son manjares muy deliciosos. Continua leyendo y conoce cuáles son algunos de los platillos más sabrosos y recomendados de la comida típica yucateca.

Top de platillos más ricos de Yucatán

La comida típica yucateca conocida a nivel mundial debido a su gran sabor.

10 Comidas o guisos recomendados/Top si llegas a nuestro estado:

1.- Cochinita Pibil.


La comida típica yucateca conocida a nivel mundial debido a su gran sabor. Es carne de cerdo adobada en achiote, se envuelve en hojas de plátano y se cocina en un horno bajo tierra. Esta comida mexicana es el resultado de la unión de la cultura maya y española. La cochinita pibil se disfruta en torta y tacos, sin que falte la salsa de habanero con cebolla roja curtida.

Clásicos en los fines de semana ver un puesto en varias esquinas (en el mercado de Cacalchén).

2.- Mucbil Pollo (pibes).


Las recetas de comida mexicana están llenas de historias y tradición, este es el caso del "pib" o mucbil pollo. Es el platillo principal del Hanal Pixán y significa «que ha sido enterrado» (o comida de las ánimas), pues los mayas lo cocinaba en un horno bajo tierra. ¿Cuáles son los ingredientes? Es una especie de tamal dorado relleno de carne de puerco, achiote y espelón. El resultado es más delicioso de lo que imaginas.

Dentro de la temporada de octubre-noviembre son más comunes este platillo que arranca en el día muertos.

3.- Queso relleno


Las influencias culturales se reúnen en este platillo para dar como resultado una delicia mestiza. El queso de bola se rellena con carne molida de cerdo y se condimenta con alcaparras. Se acompaña con salsa de tomate y kol, un caldo espeso hecho con harina de maíz. Se dice que el origen de esta comida se debe a que un barco holandés que transportaba quesos encalló en las costas de Yucatán. ¿Conoces otra versión?

También es popular comerlas con tortillas calientes o barras el  "queso de bola" o Edam.

4.- Frijol con puerco


En Yucatán los lunes saben diferente gracias a este platillo que se acompaña con aguacate, arroz (opcional), chiltomate, rábanos, cilantro, cebolla roja picada y, por supuesto, con salsa picante o un chile de habanero al gusto (puede ser tamulado o kut). En los hogares de Yucatán es una tradición comer este guiso todos los lunes para iniciar una semana de comida tradicional.

En algunas casas se pueden disfrutar con tortillas hechas a mano,Cacalchén sigue con ésta singular comida tradicional yucateca incluso en cualquier día de la semana, pero la sagrada es los lunes.

5.- Relleno Negro


Comida típica yucateca también conocida como chilmole. El característico color negro se obtiene al asar distintos tipos de chiles que se combinan con el achiote. El but o relleno se prepara con carne molida de cerdo, huevo sancochado y especias. El pavo asado es un ingrediente importante para lograr su característico sabor.

Es un guiso picosito y tradicional para las fiestas a celebrar, pero no faltan en las viejas costumbres y tradiciones como los "gremios" (siempre acompañados con las tortillas torteadas).

6.- Huevos Motuleños


Una de las mejores recetas yucatecas para un desayuno inolvidable ¿En qué consiste? tortilla frita con frijol o tostadas, huevo estrellado con jamón, chícharos, queso, tomate y, por supuesto, la influencia cubana: platanitos fritos. Acompáñalo con Salsa de Habanero, pero mejor una entera encima del guiso.
¡Te encantará!

27 de junio de 2019

Cacalchén en la Guerra de Castas. Parte III

Cacalchén en la Guerra de Castas Tercera y última entrega.


Parte III de la "Guerra de Castas" y su paso en nuestro municipio...

Después de la toma de Cacalchén por los rebeldes al mando de Jacinto Pat. La población pasó de 2000 habitantes a poco más de 400. Tuvieron que pasar casi un siglo para que se recupere demográficamente del trágico suceso. Si bien las bajas entre mayas y blancos no superaron los 150, o posiblemente alcanzaron los 100, en los días posteriores hubo una emigración que aquí analizaremos.

Cacalchén en la Guerra de Castas. Parte III
La llamada guerra de castas tardaría por los siguientes cincuenta años hasta 1901
No se tiene ningún dato de cuando los rebeldes abandonaron Cacalchén, pero tomando encuentra que por estrategia militar no permanecían mucho tiempo en una plaza tomada. Podríamos considerar que regresaron a los montes la tarde del 20 de diciembre. Cuando aún las huestes se encontraban en el poblado los locales recogieron los cuerpos de los caídos para sepultar en el cementerio de la iglesia, considerando que los hechos fueron antes de las reformas del presidente Juárez 1859. (En la que los cementerios pasan a la administración del estado). Es difícil precisar si su utilizaron una fosa común o fosas individuales.

La llamada guerra de castas tardaría por los siguientes cincuenta años hasta 1901. 

Si bien el poblado nunca fue atacado de nuevo, si mostró una gran vulnerabilidad. “si sucedió hoy bien sucederá mañana” Los mayas que regresaron después de huir durante la refriega solo fueron para hacer un recuento de los daños. Emigraron a poblaciones que consideraban más seguras donde se entregaban por completo a la servidumbre de las haciendas, o terminaron en la mendicidad, otros casos fueron víctimas de las hambrunas y pestes propias de esos años.

25 de mayo de 2019

LA LEYENDA JACINTO CANEK

LA LEYENDA JACINTO CANEK - Caudillo maya

En esta tierra nació (Península de Yucatán).

El indio Canek, en una alegre mañana. Con la piel morena y los ojos brillantes como la obsidiana.
Los rebeldes fueron trasladados a la ciudad de Mérida. (mesa de tortura).
Jacinto Uc de los Santos, también llamado José Cecilio de los Santos, el gran héroe maya, nació el 14 de diciembre de 1730 en el Barrio de San Román, en la Ciudad de San Francisco Campeche.

Un barrio situado en el actual estado de Campeche.

Que en ese tiempo formaba parte de la Capitanía General de Yucatán.

Más tarde, Jacinto Uc adoptó el nombre de Jacinto Canek, derivado de kaan ek, cuyo significado en lengua maya significa “serpiente negra” o “serpiente de la estrella”.
Nuestro héroe tomó el nombre del que llevaban muchos de los antiguos gobernantes, halach uiniks, de los itzáes, el pueblo maya que emigró a Yucatán en el siglo IV procedente del Petén.

Desde muy joven, Jacinto fue dado de encomienda para servir como criado para los frailes franciscanos del convento mayor de la Ciudad de Mérida.

Un tiempo después fue expulsado del convento debido a su carácter rebelde y muy poco sumiso. A pesar de ser muy inteligente, los frailes no soportaban su rebeldía.

En el convento aprendió a hablar y a escribir el “castellano” ( español ) por lo que pudo adentrarse en la lectura de la historia de Yucatán escrita por los vencedores.

Pero también tuvo acceso a la historia escrita por los vencidos, los mayas.

A causa de sus lecturas Jacinto Canek se volvió pensativo, orgulloso y rebelde, por lo cual los religiosos, después de tratar de convertirlo en un joven obediente y dócil como “un perro domesticado”, lo expulsaron del convento.

Jacinto se metió a trabajar de obrero en una maderería de la ciudad de Mérida.

Ahí se dio cuenta de la opresión que los indígenas sufrian a manos de los españoles.

Y en su mente empezó a idear como emprender una lucha para liberarlos del yugo español.

Y empezó a recorrer muchos pueblos de la zona para concientizar ideológicamente a los indios mayas.

Trabajó intensamente, y fue muy querido y admirado por los indígenas de todos los pueblos que recorrió.

Se le consideraba la reencarnación de los antiguos, sabios y valerosos sacerdotes mayas.

El objetivo de su lucha era expulsar de territorio a todos los colonialistas españoles, liberar al pueblo de la miseria y opresión, y volver a la forma de vida de los antiguos mayas.

En aquel entonces corría el año de 1761, cuando en un poblado llamado Cisteil, en el municipio de Yaxcabá, muy cerca de la jurisdicción maya de Sotuta, se iba a realizar una fiesta religiosa, el 19 de noviembre, en honor al santo patrono de Cisteil.

La celebración religiosa reuniría a muchos indígenas. Canek, en ese entonces contaba con treinta y un años, aprovechando la reunión de tanta gente en el atrio de la iglesia, incitó a los indios mayas a levantarse contra los españoles.

Les dijo, según nos narra el investigador mexicano E. Flores Cano: Hijos míos muy amados: no sé qué esperáis para sacudir el pesado yugo y servidumbre trabajosa en que os ha puesto la sujeción a los españoles; yo he caminado por toda la provincia y registrado todos sus pueblos, y considerando con atención qué utilidad o beneficio nos trae la sujeción de España no hallo otra cosa que una penosa servidumbre y sumisión

En esta tónica siguió hablando Canek por largo rato.

En la euforia, el pueblo lo nombró su rey y le otorgó el epíteto de “Jacinto Canek, pequeño Moctezuma” y le colocaron la corona de oro de una imagen de la iglesia.

Pero el cura de Sotuta que le había escuchado, asustado y traicioneramente, dio aviso al comandante militar sobre la insurrección de Canek y su incitador mensaje.

Inmediatamente, ciento cincuenta soldados realistas fueron al lugar donde se encontraba Jacinto Canek. La lucha dio inicio, pues los indios también estaban armados.

Los mayas mataron al comandante y a ocho soldados. Iban ganado la contienda. Pero las tropas españolas de varias ciudades aledañas acudieron en ayuda para sofocar la rebelión.

Muchos indígenas se fueron sumando a la lucha; sin embargo, las fuerzas coloniales eran más poderosas en número y armas y, tras tres horas de una cruenta lucha, cientos de mayas perdieron la vida. Jacinto Canek rescató a quinientos de sus hombres, junto con los cuales huyó y se escondió en una cercana hacienda.

Pero todo fue inútil, veinticuatro horas después, las tropas virreinales rodearon la hacienda e hicieron prisioneros a Canek y ciento doce de sus hombres.

Los rebeldes fueron trasladados a la ciudad de Mérida. Se le acusaba de ir contra los intereses de la corona española y de haber realizado actos sacrílegos, pues las autoridades alegaban que Jacinto se había vestido como la Virgen de la iglesia de Cisteil a fin de coronarse como el rey de los mayas lo cual eran falsas.

Tales acusaciones le llevaron a ser descuartizado en la plaza pública un mes después de ser arrestado, y haber sido cruelmente torturado, a fin de obtener una satisfactoria confesión para los intereses de los hispanos, y de haber pasado por un ridículo juicio sumario.

Para asistir a la ejecución de Jacinto Canek, los españoles de Mérida se vistieron de sus mejores galas y se sentaron en sillas especialmente llevadas por sus criados para ver cómodamente el espectáculo, al tiempo que saboreaban dulces y bocadillos.

Cuando Canek subió al potro de tortura, el verdugo le propinó un terrible golpe en la cabeza con una barra de hierro.
Jacinto Uc de los Santos, también llamado José Cecilio de los Santos,
En seguida, destrozaron el cuerpo del rebelde y lo exhibieron en la plaza para escarmiento de los indios quienes tristemente observaban tanta crueldad hispana.

Poco después, el cuerpo de Jacinto Canek fue quemado en la hoguera y sus cenizas se esparcieron por todo el territorio maya.

Sus compañeros de prisión vieron su atroz muerte.

A ocho de sus compañeros se les ahorcó, y sus cadáveres mutilados y destrozados fueron enviados a sus respectivos pueblos.

Los demás rebeldes fueron azotados públicamente hasta casi la muerte, y se le arrancó una oreja como ejemplo viviente de lo que les pasaría a futuros rebeldes.
El historiador don Justo Sierra (1846-1912) escribió al respecto: Se le hace pasar un suplicio de los más horrorosos que se leen en la historia, quemándose su cadáver y arrojando al aire sus cenizas; sus ocho compañeros fueron ahorcados dos días después y otros cien infelices fueron condenados a sufrir la durísima pena de doscientos azotes y la pérdida de la oreja derecha.

Finalizada la ejecución de Jacinto Canek y sus compañeros de lucha, el pueblo de Cisteil fue quemado en su totalidad por las tropas del virrey y cubierto con sal, para que nadie olvidase la “traición” de los valerosos indios mayas.

Y este fue un episodio más de las atrocidades que los españoles cometieron para doblegar a la raza maya.

Fuente: HISTORIA RELATOS CUENTOS DE YUCATÁN

Publicado por: @enriquenriqueenrique (facebook) consultado en noviembre/2018.


Cacalchén, Yucatán MX. Mayo del 2019.

29 de marzo de 2019

Apellidos mayas y sus significados en Yucatán

Los apellidos mayas y sus significados en la península de Yucatán (*)

Apellidos mayas y sus significados en Yucatán
“Nombres propios en maya” . En toda la Península de Yucatán.

Después de la conquista española, los nombres propios o personales mayas(1) dejaron de usarse con excepción del patronímico (apellido), que entonces se emplearía estrictamente como se usa el apellido español, precedidos de nombres españoles bautismales. La mayoría de los nativos conservó el apellido maya hasta finales del siglo diecisiete, o más bien, no se les permitió cambiar sus apellidos por los castellanos en el momento del bautizo y asiento del recién nacido en los libros de las parroquias. A fines del siglo diecinueve surge el registro civil con las leyes de Reforma y la costumbre ya establecida se sigue en Yucatán, tanto en la Iglesia como en las instituciones civiles.

Fray Diego de Landa en su Relación de las cosas de Yucatán señala que el apellido era el nombre de más importancia y, aunque muchos de éstos estaban muy dispersos, existía un sentimiento de familiaridad o parentesco entre personas que llevaban el mismo apellido por considerar que pertenecían al mismo linaje. El tema de la descendencia se consideraba como un asunto religioso que trataban con gran respeto en sus libros y jeroglíficos. Parece probable que cada linaje poseía su propia deidad o patrono.

Muchos patronímicos mayas se conservan hoy día tal y como los encontraron los españoles al llegar a Yucatán. La mayoría deriva de nombres de animales, plantas conocidas y otros elementos de la naturaleza. Algunos no han cambiado, son idénticos o muy similares a como se conocían antiguamente; y existen aún otros apellidos derivados de la fauna y la flora todavía no identificados.

Los apellidos mayas y sus probables significados que derivan de nombres de la fauna de la región son: 

Bah (tuza), Balam (jaguar), Chab (oso hormiguero), Ceh (venado), Coh (puma), May (ciervo joven), Och (zarigüeya), etc. Los que corresponden a nombres de aves son: Cobá (chachalaca), Cutz (pavo montés), Coot, (águila), Dziu (tordo), etc. Los de peces son Kanxoc (tiburón), Pat (cazón), Xuluc (pez de río), etc. Los de insectos, Cab (abeja), Couoh (tarántula), Maas (grillo), Pech (garrapata), entre otros; y los de reptiles: Ac (tortuga), Can (culebra) y Huh (iguano), entre otros.

Además de las voces pertenecientes a la flora en general como Ché (árbol), Aban (arbusto o herbazal), Xiu (yerba), Nic (flor) y Aké (bejuco) nos encontramos una cantidad considerable de patronímicos mayas, nombres de árboles o plantas bien conocidos: Cahum (Furcraea cahum), Canché (Conocarpus erectus), Catzín (Acacia gaumerii), Copó (Ficus cotinifolia), Chi’ (Malpighia glabra), Oxté (Malpighia souzae), Tamay (Zuelania roussoviae o Z. guidonia), Ya (Achras zapota), etc. Los nombres de arbusto y plantas menores son: Batún, Chay, Keb, Mis, Mul, Tah, etc. Otros como Cocom, Cupul, Chuil, Ku, se derivan también de nombres de plantas, aunque la correspondencia no es tan cercana como las anteriores.

Del mismo modo existen nombres que refieren a cosas de la naturaleza en general: Be (camino, vereda), Ek (estrella), Kantún (piedra preciosa), Ku (nido), Kuk (retoño), Tzab (cascabel), Tun (piedra), Uh (luna), Uitz (cerro), etc. o simplemente cosas y objetos materiales como Na (casa), Nabté (lanza), Pacab (banca, dintel), Pan (estandarte).

El arribo de grupos del altiplano central mexicano desde la época precolonial también dejó huellas en el lenguaje. Existen varios patronímicos que se consideran de origen náhuatl como Cetzal, Cox, Culuá, Chimal, Ihuit, Nahuat y Pantí, entre otros. Los apellidos Mis (nombre de una planta, escoba) y Xiu (planta, yerba) son palabras mayas conocidas que se cree de origen náhuatl. Existen otros patronímicos que parecen de origen extranjero como Te y Chan que significan árbol y culebra en chontal y corresponden a las palabras mayas che’ y kaan, con el mismo significado.

La distribución geográfica de los apellidos ofrece muchos aspectos de interés. Aunque de la familia Couoh que rigió en Champotón, los Canul en la provincia de Ah Canul, los Pech en la de Ceh Pech y los Can en la de Chetumal, estos apellidos son comunes en casi toda la Península de Yucatán. Los Xiu, familia que gobernaba en Maní, nunca fue muy numerosa, y fuera de su propia provincia apenas se hallaban unos pocos esparcidos que llevan tal nombre. Estos pocos sin embargo, se dispersaron desde Hecelchakán en el poniente hasta Espita y Chemax al norte y al oriente. Solamente en su propia provincia se encontraban ocupando posiciones oficiales de importancia. Los cocomes gobernaron Sotuta y los Uluac fueron prominentes en Chancenote. Los cheles gobernaron la provincia de Ah Kin Chel; los ihuites la de Hocabá y Homún y los cupules una amplia área del oriente de Yucatán, la llamada Provincia de los Cupules. Los itzaes vinieron de Chichén Itzá al lago Petén en los tiempos prehispánicos y mantuvieron su independencia hasta fines del siglo diecisiete (Roys, 1940).

Aunque la distribución social de los patronímicos se ha ido modificando con el paso del tiempo por el campo de acción y movilidad de la población maya aún se conserva en cierto modo esa forma de residencia. Algunos apellidos aparecen más ubicados en ciertas regiones, e incluso pueblos de la península yucateca, que en otros.

En la siguiente relación se mencionan los apellidos mayas existentes hoy día y sus significados tal y como lo señalan algunas fuentes. Cuando se dudó del significado, se atendió a la pronunciación de los propios maya hablantes para dar una interpretación aproximada. Por ejemplo, Pool no significa “cabeza”, como señalan algunas fuentes, pues en su pronunciación se escucha la p’ (glotalizada) y que, así, quiere decir “mercader o comerciante”.

Los apellidos se transcriben con su ortografía tradicional, u original del siglo diecinueve, tal y como son usados por las personas que los llevan y las instituciones civiles. Entre paréntesis se da la trascripción correspondiente al sistema fonético empleado por Alfredo Barrera Vázquez en el Diccionario Maya Cordemex. Son más de 250 apellidos; de los cuales el 70% son monosilábicos. Algunos apellidos registrados por Roys (1940) han desaparecido con el paso del tiempo. A unos cuantos les han cambiado su grafía en las oficinas del Registro Civil al momento del registro del niño/a y otros han sido traducidos al español (como Ek’ por Estrella; Che’ por Madera, Dzul por Caballero, Chi’ por Orilla, etc.) pero en general se conservan y se encuentran en casi todos los estratos de la sociedad yucateca.

(1) Véase apéndice de “Nombres propios en maya”. Para una mayor profundización del tema de los patronímicos véase Roys, Ralph Personal Names in Yucatán (1940) con anotaciones de Alfredo Barrera Vázquez (1980), versión traducida al español por Roldán Peniche Barrera.


ABECEDARIO, LISTADO DE LOS APELLIDOS Y SU SIGNIFICADO:


A

Aban (aban) Maleza, matorral.
Ac (ak) Nombre genérico de las tortugas marinas y terrestres. Enano.
Acal (akal) Paronímico de probable origen náhuatl. Canoa.
Aké (ak’e’) Deriva de ak’, bejuco, tierno. También nombre de lugar.
Ay (ay) Partícula del que se queja generalmente de dolor o disgusto. Gordo o mantecoso.
Ayil, (ayil) Probablemente una variante de Ay (→) más el sufijo relacional –il.


B

Baas (ba’as) Petaca, baúl de palma. Cavidad de las entrañas del hombre. Buche de animal. Hoy también se encuentran las variantes Baaz y Baz.
Bacab (bakab) Representante, agente, comediante. También es nombre de una deidad.
Bacal (bakal) Zuro de la mazorca de maíz.
Bah (bah) Tuza. También existe la variante Ba.
Bak (bak’) Carne en general, carne humana. El número 400. También se encuentra la variante Baak.
Balam (balam) Jaguar (Felis onca). Guardián protector mitológico. También se encuentra la variante Balan.
Balché (ba’alche’) Genérico de animal vertebrado, animal salvaje.
Batún (baatun) Nombre de una planta, (Anthurium tetragonum). Probablemente derivado de batlu’um, hacha de piedra para escardar. Azadón. También se encuentra la variante Batú.
Be (beh) Camino, sendero.
Bil (biil) Cierto perro lampiño Canis caribaeus. Hallado en el área chontal.
Bolom (bolom) Número nueve. Hallado en el área chontal.
Apellidos mayas y sus significados en Yucatán
Balam (balam) Jaguar -Apellido Maya Yucatco.
C

Caamal (ka’amal) Dos ocasiones. De ka’a, dos y –máal, clasificador numeral para contar veces o unidades.
Cab (kab) Miel en general, abeja. Tierra.
Cach (kach) Sarta de cuentas. Romper algo largo. Quizá provenga de akach (tábano). También se encuentra la variante Caach.
Cahum (kahum) Variedad de agave Furcraea cahum. También se encuentra la variante Cahun.
Cal (kaal) Pescuezo, abertura estrecha, fuerza.
Calam (kalam) Coralillo. Especie de víbora de anillos encarnados y negros con el vientre carmesí.
Campach (kampach) Posiblemente de k’am pach, de espalda amarilla.
Can (kan) Serpiente en general. Número cuatro. También nombre de una enredadera herbácea.
Canché (ka’anche’) Armazón de palos con patas. Entarimado para cultivar hortalizas. También planta medicinal Conocarpus erectus.
Canté (kante’) Nombre de una planta medicinal no identificada, kante’ ts’u’.
Canul (kanul) Guardián o protector de los montes, animales y hombres, según los contextos en que es usado.
Catzim (katsim) Árbol espinoso de la familia de las Leguminosas Acacia gaumerii.
Cauich (ka’wich) De dos caras o de dos ojos. De ka’a, dos y wich, cara, ojo. El visionario. También existe la variante Cahuich.
Ceh (keh) Venado de los grandes. Ciervo.
Cel (kel) Cosa mal molida. También significa frío, ke’el.
Celis (kelis) (→ Cel).
Cemé (→ Cimé).
Cen (ken) Adorno o atavío personal. Ornamento. También aparece la variante Ken.
Cetz (kets) Probablemente miseria, pobreza, misericordia. También Cets.
Cetzal (ketsal) Quizá sea una forma del náhuatl Quetzal, ave Pharomachrus mocinno.
Ciau (kiaw) Paronímico de probable origen náhuatl. Quizá hechicera, bruja.
Cih (kih) Agave.
Cil (kil) Tal vez pulso o temblor.
Cimá (kima’) Variante de Cimé.
Cimé (kime’) De kim, raíz de varios verbos que significa morir o matar. Kimen, muerto o difunto.
Cituk (kituk’) Deriva de ki’, agave y nombre general del vino, y tuk’, cocoyol Acronomia mexicana.
Cob (kob) Maíz rancio, afectado por la humedad. Enmohecido.
Cobá (koba’) Especie de faisán, chachalaca.
Cocom (kokom) Oidor, el que escucha con atención. También es nombre de una planta Liliácea Smilax spinosa. Enredadera, zarzaparrilla. Nombre de los señores de Mayapán.
Cochuá (kochwah) Nuestro comida, pan, abundancia.
Coh (koh) Puma de esta tierra, leoncillo.
Collí (koyi’) Insuficiente, modestia, abstinencia. También se encuentra la variante Coyí.
Cool (kool) Tierra labraza o rozada, milpa. También privar, despojar o quitar algo.
Coot (kot) Águila. Albarrada o cerca de piedras.
Copó (kopo’) Álamo blanco o higuera americana. Amate. Ficus cotinifolia.
Couoh (kowoh) Araña negra ponzoñosa. Tarántula, Euripelma sp. Conocida actualmente como chiwoh.
Cox (kox) Cojolito. Penelopina nigra. Ave crácida de la familia del orden de los Galliformes usada como alimento. Probablemente del náhuatl coxolitli, faisán.
Cuá (Kwa’) Probablemente del náhuatl cóatl, serpiente.
Cuc (ku’uk) Nombre genérico de la ardilla.
Cucab (ku’ukab) Ardilla. También Cucá.
Culuá (kulwá) Patronímico de origen náhuatl, culhua.
Cumí (kumi’) Deriva de la voz maya kum, olla o recipiente de barro. También variedad de palma espinosa. También existe la variante Cumil.
Cumux (kumux) De origen incierto.
Cupul (kupul) Posiblemente sea una forma de kup, Caloponium coeruleum o Pachyrrhizus erosus, jícama cimarrona o de monte; su raíz era consumida en tiempos de carestía.
Cutz (kuts) Pavo montés o silvestre. Meleagris ocellata.
Cuxim (kuxim) Probablemente vivaz, inteligente.
Cuxum (kuxum) Moho, óxido.
Cuy (kuy) Talón o calcañal.
Cuytún (kuytun) Un árbol estéril.

CH

Chab (chab) Oso hormiguero, Myrmecophaga tetradactyla.
Chac (chak) Rojo, grande, fuerte.
Chablé (chable’) Lit. “linaje del oso hormiguero”. También hoja casposa o pegajosa.
Chalá (chalha’) Una planta Parthenium schottii.
Chalé (chale’) Posiblemente variante de Chablé (→).
Chan (chan) Pequeño. Partícula maya que, antepuesta, hace diminutivo un sustantivo. También se considera este apellido como de origen chontal que quiere decir serpiente.
Chay (chay) Nombre de la chaya mansa Jathropa aconitifolia.
Chayax (chayax) Apellido de origen Itzá.
Ché (che’) Árbol en general, madera o palo.
Chel (ch’el) pájaro azul con copete.
Chí (chi’) Boca de personas y de ciertos frutos. Brocal, orilla. Nance Malpighia glabra.
Chicil (chi’ikil) Coatí o pizote.
Chiclín (chiklin) Patronímico maya de etimología desconocida. Quizá del náhuatl chictli, jugo de chicozapote.
Chicmul (chikmul) De ch’ik, coatí. Mul es la planta C. pilosus.
Chim (chim) Buche de ave, vejiga.
Chinab (chinab) Punta de lanza. Distancia de la punta del dedo pulgar al índice, extendidos los dedos.
Chimal (chimal) Del náhuatl chimalli, escudo redondo hecho de mimbre o madera y cubierto con piel de venado, adornado con plumas vistosas.
Cho (ch’o’) Ratón.
Choben (ch’oben) Tierra colorada para pintar.
Choch (choch) Un árbol y su fruta, Sapotácea, Lucuma hypoglauca.
Chú (chuh) Variedad de Cucurbitácea (Lagenaria siceraria). Cuando está seca se usa como cantimplora o jícara. Calabazo.
Chuc (chuk) Carbón, braza encendida o muerta. También el verbo prender o atrapar.
Chul (chuil) Quizá sea una forma de chuh, calabazo. Las celdillas de la miel de abeja.ul (chul) Una planta Croton guatemalensis y C. niveus. También nudo de la madera.
Chulim (chulim) Deriva de chulimte’, nombre de un árbol no identificado. También se encuentra la variante Chulin.
Chunab (chunab) Cuenta para jemes. Distancia que hay del dedo pulgar al índice. (→ Chinab).
Chuy (ch’uy) Gavilán, halcón. Ratero. Suspender.


DZ


Dzab (ts’ab) Aquel que da o proporciona algo.
Dzacab (ts’akab) Abalorio, casta, linaje.
Dzahé (ts’ahe’) Gallina ponedora. Solo se encuentra en Cozumel.
Dzal (ts’al) Sellar, presionar con las manos o dedos.
Dzay (ts’ay) Colmillo de hombre o de animal.
Dzib (ts’ib) Escribir, pintar. Hts’ib, escritor, pintor.
Dzidz (ts’its’) Pezuña, pata.
Dziu (ts’iw) Tordo de ojos rojos. Molothrus aeneus.
Dzul (ts’ul) Extranjero, patrón, dueño. Nombre de un pueblo que peleó con los Acalanes.


E


Eb (eb) Escalera en general, arista, filo.
Ek (ek’) Estrella, lucero. Palo de tinte Haematoxylon campechianum.
Euán (ewan) Deriva de e’, filo, punta, wa’an, parado, levantado en su largo. Nombre de lugar.


H


Ha (ha’) Agua, lavar.
Hau (haw) Terminar, apartar o desviar algo del camino. Estar bocarriba. Raíz de los verbos cesar, concluir.
He (he’) Huevo.
Hoil (ho’il) Meridano, de Mérida. De ho’, Mérida e –il, partícula locativa.
Homa (homa’) Fruto de una Cucurbitácea. Calabaza. Lagenaria siceraria. Vasija alta y angosta de boca pequeña.
Hu (hu) Iguana. También existe la variante Huh.
Huchim (huch’im) Deriva del verbo huch’,moler en el metate. El moledor. También se encuentra la variante Huchín,
Huitzil (→ Utzil).
Human (human) Hacer ruido.
Hun (hun) Número uno.


I


Ic (ik) Chile en general.
Ich (ich) Ojo, cara, fruta.
Icte’ (ikte’) De ik, chile y te’ sufijo para nombres de árboles.
Itzá (itsa’) Brujo del agua. Nombre de una planta Neomillspaughia emarginata.
Ihuit (iwit) Probablemente del náhuatl íhuitl, pluma pequeña de ave. También existe la variante Iuit.
Ihuitz (iwits) Variante de Ihuit.
Is (is) Camote, batata. Ipomea batata.
Ix (ix) Día maya. Ojear las aves. Se antepone a los apellidos de linaje para denotar el femenino.
Itzincab (its’inkab) Probablemente concuño del varón o la mujer.

K

Kak (k’ak’) Fuego o lumbre. Hoguera. También componente de varios nombres de plantas.
Kancab (k’ankab) Cierta tierra roja.
Kantún (k’antun) De k’an, amarillo y tun, piedra. En palabras compuestas tun se refiere a piedra en general. Lecho de piedra.
Kauil (k’awil) Deriva k’awilya, pedir limosna. Mendigo (ah k’awil). Hay otros contextos en los que k’awilparece significar comida. También de k’aw, grajo e –il, sufijo relacional.
Kanxoc (k’anxok) Especie de tiburón, bufeo. Nombre de lugar.
Kau (k’aw) Variedad regional de grajo o zanate, Quiscalus mexicanus.
Ke (→ Ceh).
Keb (k’eb) Nombre de una planta parásita Psittacanthus americanus. También es abrir suavemente, abrir como trinchera.
Ken (→ Cen).
Keuel (k’ewel) Piel, cuero. Posiblemente también nombre de una planta.
Kinich (k’inich) Ojo o rostro del sol. Solar.
Kinil (k’inil) Nombre de una planta Spondias lutea, que es una Anacardiácea. También puede significar tiempo, estación. Ortóptero.
Koh (k’oh) Máscara, antifaz.
Koyoc (k’oyok) Pata chueca. También se encuentra la variante Kuyoc (k’uyok).
Ku (k’u) Nido de pájaro. También significa Dios, templo, adoratorio.
Kuk (k’uk’) Retoño, vástago, pimpollo de árbol. Pluma.
Kumal (k’umal) Ablandado, suavizado.
Kumul (k’umul) Probablemente de k’umun, cosa tierna, deidad, cosa sagrada.
Kutz (k’uts) Tabaco para fumar.
Kuxeb (k’uxeb) Forma dialectal de k’uxub, achiote. Enojón.


M


Mac (mak) Cierta tortuga de agua fresca, carapacho. Cubierta.
Maas (maas) Grillo. Duende. También el sonido del metal o piedra.
Masté (maste’) Chile rancio. Fruta verde caída.
Matú (matú) Regalado u obsequiado de perlas o abalorios. Pedigüeño
May (may) Ciervo joven. Nombre ritual del venado. Pezuña.
Mazum (masum) Puede derivar de máas, grillo y –um, sufijo de nombres de aves. También se encuentra la variante Mazun.
Mex (me’ex) Barba, pelo. Pez araña.
Mian (mian) De moan, especie de gavilán.
Mis (mis) Nombre de la Bromeliácea Tillandsia brachycaulos. Su nombre maya hace referencia a una escoba.
Moo (mo’) Guacamaya o loro grande. Lobanillo o mancha lunar rosa que sale en el cuerpo.
Moh (moh) Brasero o brasa que se pone debajo la cama. También Mooh.
Muan (muan) Gavilán. (→ Mian).
Mukul (muk’ul) Dote. Lo que es sufrido o permitido.
Mucuy (mukuy) Tórtola.
Mul (mul) Montón, cerro. Una planta C. pilosus. También se encuentra la variante Muul.
Mut (mut) Ave de plumaje negro con un poco de verde con alas coloradas y pico rojo. Nombre genérico de las aves en chol. Agüero.
Mutul (mutul) Posiblemente una forma de mut, faisán, tordo, y genérico de ave en varias lenguas mayas.
Muy (muy) Conejo. Roer, deshacer con los dientes; cosa muy molida. Muyal, nube.


N


Na (nah) Casa en general.
Nabté (nabte’) Lanza, hasta de lanza. Sostén de bandera.
Nah (nah) Merecer, convenir o ser digno de algo. Devengar.
Nahuat (nawat) Patronímico de origen nahua. De nahuati, sonoro, armonioso, lo que suena bien.
Nal (nal) Maíz en mazorca y la mazorca antes de desgranarla. También perteneciente a la madre o linaje materno.
Nayal (nayal) Ser olvidado, caer.
Nic (nik) Flor pequeña, montoncito.
Noh (noh) Cosa grande o principal. Significa también la mano derecha.
Nuch (nuch) Unir los cabos o extremos de algo. Juntar cabeza con cabeza; pies con pies.
Apellidos mayas y sus significados en Yucatán
Muchos patronímicos mayas se conservan hoy día tal y como los encontraron los españoles al llegar a Yucatán. 

O

Och (och) Zarigüeya, Dydelphys virginiana. Zorro en el español regional. O’och es la forma para sustento.
Oxté (oxte’) De ox, ramón, garra de felino, tres y te’, sufijo de nombres de árboles. Nombre de una planta Malpighia souzae.
Oy (oy) En palabras compuestas significa temer. Temor.

P


Pacab (pakab) Banca, dintel. Umbral. Camada de pollos.
Palib (palib) Quizá de palibil, criado, paje. Pal, muchacho.
Pan (pan) Estandarte o bandera. También el verbo cavar. Se encuentra la variante Pam.
Paná (panah) Quizá mucho, muchos.
Pantí (pantí) Probablemente una forma del náhuatl pantli, hilera, conjunto de cosas puestas en hilera.
Pat (pat) Pez elasmobranquio, comestible, semejante al tiburón, cazón. También es dar forma a alguna cosa, modelar.
Pauó (pawo’) Talega, morral de red en forma redondeada, tejido con un solo cordel.
Pech (pech) Garrapata en general.
Pencech (p’enkech) Excesivo.
Pez (pes) Tejón macho. Apuntar.
Pet (pet) Círculo, disco, corona.
Peu (pew) Variedad temprana de maíz.
Pib (pib) Horno subterráneo y lo así cocido.
Pix (piix) Vaina, cobertura.
Pisté (p’iste’) El fruto pequeño del cacao. Variedad de chile pequeño.
Pomol (pomol) Nombre de un árbol, pomolche’ de la familia de las Euforbiáceas. Jatropa gaumeri. Pom es la planta del copal.
Pool (p’ol) Posiblemente derive de p’olom, mercader, comerciante. Pol es cabeza, madera.
Poot (po’ot) Agujerear, horadar, perforar. Variedad de araña de patas grandes y de color amarillo.
Poox (poox) Árbol y su fruto, parecido al saramuyo o anona (Annona cherimola). También Pox.
Puc (puk) Desmigajar, desmenuzar. Puede referirse también pu’uk, a serranía, loma, cordillera de cerros bajos.
Puch (pu’uch) Espinzazo, lomo, espalda. Ah Puch era el señor de la muerte.
Punab (punab) Especie de paloma torcaza. Árbol de caoba Swietenia macrophylla.


S


Sak (sáak’) Langosta, grillo.
Sulub (sulub) Quizá provenga de sul, remojar, más –ub. Remojado. También aparece como Zulub.


T

Tah (tah) Dueño o señor de alguna cosa. Propietario. Planta Viguiera dentata. Guidonia. Ta (sin glotal) es navaja.
Tamay (ta’amay) Árbol de de la familia de las Flacurtiáceas. Zuelania roussoviae, Z. guidonia. Volador.
Tax (tax) Cosa plana y pareja. Piedra labrada.
Te (te’) Variante de che’. Sufijo común de los nombres de los árboles y de casas hechas de madera. También Teh.
Tec (tek) Rápido, violento, con suma ligereza y actividad. También manatí.
Tep (tep) Adornado. Cosa ataviada
Tepal (tepal) Reinado, gobierno. Seguramente deriva del náhuatl, tepal, vivir gracias a alguien.
Tilán (tilán) Lo ajeno, lo que tiene dueño.
Tinal (tinaal) Patronímico no identificado.
To (to’) Envolver.
Tox (tox) Derramar, verter.
Tuc (tuk) Yuca, planta liliácea, palma.
Tukuch (tuk’uch) Insecto coleóptero Alaus sp. También nombre de la planta ribereña Cyperus rotundus.
Tun (tun) En voces compuestas significa simplemente piedra.
Tut (tut) Visitar o pasear el pueblo o la milpa. Unir un pedazo de tela. Pito.
Tutul (tutul) De tul, rebosante; tutul, abundoso.
Tux (tuux) Pepita de algodón, hoyuelos en las mejillas.
Tuyub (tuyub) Probablemente de tuy, mechón de pelo. Barbiponiente. También existe la variante Tuyú.
Tuz (tus) Imitar, mentir, inventar. Mentiroso.


TZ

Tzab (tsab) Cascabel de la serpiente, Crotalus sp. Constelación de siete estrellas o de las pléyades.
Tzabnal (tsabnal) Que tiene cascabeles.
Tzacum (tsak’um) De tsak’, sonido que emite el metal al ser golpeado y –um, sufijo del que ejecuta algo.
Tzamá (tsama’) Nombre de una variedad de frijol. También es el nombre de un linaje de la isla de Cozumel.
Tzek (tsek’) Cráneo. Roca dura expuesta. También existe la variante Tzec.
Tzel (tsel) Costado de cualquier cosa. Lado o ladear
Tzotz (tso’ots) Pelo, cabello.
Tzuc (tsuk) Buche o panza de los animales. Cresta o mechón. Grupo de árboles pequeños, montecillo.
Tzum (tsum) Mechón de pelos que sale de la papada de los pavos adultos.
Tzul (tsul) Perro acuático, foca.


U


Uacal (wakal) Voz de origen náhuatl. Cesta.
Uc (uk) Deriva de ukum, cierta paloma silvestre. Columba nigrirostris. Número siete.
Ucán (ukan) Nombre de un árbol no identificado.
Uch (uch) Zarigüeya. Deriva de och, zorro en el español de Yucatán.
Uech (wech) Armadillo.
Ueuet (wewet) Es muy probable que se haya derivado del náhuatl wewetl, que significa tambor.
Uex (weex) Quizá bragas, taparrabo.
Uh (uh) Luna. Posiblemente sea también una forma de huh, iguana. También existe la variante Uuh.
Uicab (wikab) Camote de la colmena. Jalea real.
Uitz (wits) Cerro, montaña o sierra alta.
Uitzil (witsil) De witz, sierra alta y grande, montaraz, e –il, lo relativo a. De probable origen náhuatl, huitzilin, colibrí.
Uk (→ Uc).
Uluac (ulwak) Patronímico de etimología desconocida.
Un (un) Quizá sea una forma de hun, ruido. También el número uno.
Us (us) Variedad de mosco pequeño que se alimenta de frutas. Drosophila repleta.
Ux (ux) Recoger o cosechar frutas con todo y sus pezones.
Uxul (uxul) Forma pasiva del verbo ux, ser recogidas o bajadas las frutas. Quizá de u xul: lo último, el fin.

X


Xaman (xaman) El norte, viento o estrella del norte.
Xec (xek) Cuenta para pie de árbol.
Xicum (xikum) Probablemente del verbo xik, colgar en la cinta o en el palo. Abotonar.
Xiu (xiw) Nombre específico de yerba. Se cree que es de origen náhuatl.
Xix (xix) Residuo o sedimento en general.
Xoc (xook) Cuenta, lectura, contar. También tiburón.
Xool (xool) Báculo, bastón, hincar o fijar algo en el suelo. También se encuentra la variante Xol
Xuch (xuch) Cisterna o vaciadero natural.
Xul (xul) Término, fin, cabo. Palo sembrador.
Xuluc (xuluk) Pez pequeño de río o arroyo. También dardo o instrumento puntiagudo.


Y

Ya (ya’) Zapote, chicozapote Achras zapota y su fruto.
Yah (yah) Amor, aprecio, cosa amada. Lastimadura. Dolor, doler.
Yam (yam) Concavidad o espacio que existe entre dos cosas, intervalo.
Yamá (yama’) Niño o muchacho llorón.
Yeh (yeh) Punta o filo de algo. Perspicacia de la vista. También existe la variante Ye.
Yix (ix) Óxido.
Yoc (yok) Agujerear, perforar. Antepuesto a nombres de pueblos significa comerciante.
Yupit (yupit) Patronímico maya derivado de náhuatl.


Z


Zak (sak’) Langosta, saltamontes.
Zel (sel) Algo pintado de colores. Es el nombre de un recipiente de calabazo pintado de Honduras.
Zulú (sulub) (→ Sulub).
Zum (sum) Quizá sea el nombre de una enredadera. Soga o mecate grueso.

En nuestro municipio de Cacalchén Yucatán es común ver en varios documentos muchos éstos apellidos. Incluso alguno de ustedes lo tiene, su vecino, amigo o incluso conocidos.

Bibliografía consultada por las fuentes:

Barrera Vásquez, Alfredo (Dir.) 1980 Diccionario Maya Cordemex: maya-español, español-maya. Ediciones Cordemex, Mérida, Yucatán, México.

Bastarrachea, Ramón y Jorge Canto (Coords) 2003 Diccionario Maya Popular (Maya-Español, Español-Maya). ICY, Conaculta, Indemaya, Secretaría de Educación, INAH, ALMY, AC. Mérida, Yucatán.

Pérez J. Pio (1866-77) Diccionario de la Lengua Maya, Mérida, Yuc., 1866-77.

Rejón García, Manuel (Marcos de Chimay) (1910) Etimologías mayas, los nombres de varias poblaciones yucatecas. Algo sobre su origen. Mérida, Yucatán, México.

Roys, Ralph L. (1940). “Personal Names of the Mayas of Yucatan”. Contributions to American Anthropology and History, No. 31. Incluido en vol. VI de esta serie, Publication No. 523 of Carnegie Institution of Washington. Washington, D.C. Traducción al español: Roldán Peniche Barrera. Versión revisada y comentada por Alfredo Barrera Vásquez (1980).


(*) Fuente: Güémez Pineda, Miguel (2011) Diccionario del Español Yucateco. Colección Bicentenario. Lenguas de nuestra Tierra. Plaza y Valdés Editores-Universidad Autónoma de Yucatán, México. 462 págs. (versión revisada y aumentada 2016).

Fuente consultada y compartida de: Autor: Miguel A. Güémez | Yucatán identidad y cultura maya | uady.mx | Patronimicos/Artículos | consultado marzo/2019 | Pineda | Liga/portal: http://www.mayas.uady.mx/articulos/patronimicos.html#_ftnref2

26 de febrero de 2019

LA LEYENDA DEL MAKECH


La Leyenda del "Makech." (Escarabajo Maya/Yucateco)

LA LEYENDA DEL MAKECH
Makech o Maquech es una palabra de la lengua maya aplicada en la península de Yucatán

Esta es la leyenda de una bella princesa que tenía los cabellos cual alas de golondrinas, por eso la llamaban Cuzán, que es el nombre en maya de dicha ave. Ella era, además, la hija preferida de Ahnú Dtundtunxcaán, el Gran Señor que se sumerge en el cielo. (2)

Tan pronto Cuzán tuvo edad para el matrimonio, su padre concertó la unión con el hijo del Halach Uinic de la gran ciudad de Nan Chan. Se trataba del príncipe Ek Chapat, futuro Señor del Reino. Pero un día, cuando la princesa fue a agradecérsele a su padre los tesoro del botín de guerra que le había enviado, le halló acompañado de un hermoso joven llamado Chalpol, Cabeza roja, porque su cabello era de color encendido.

A partir de ese instante, sus almas quedaron atrapadas en un lazo de fuego. Juraron no olvidarse nunca, y se amaron con locura bajo la ceiba sagrada, donde los dioses escuchaban las plegarias de los mortales. Cuando el rey supo que Chalpol era el amante de su hija, ordenó que fuera sacrificado. Cuzán le pidió a su padre que no lo sacrificara, prometiendo que jamás lo volvería a ver y que aceptaría con obediencia ser la esposa del príncipe de Nan Chan.

En la soledad de su alcoba, la princesa entró en la senda del misterio. Y, durante el silencio de la noche, fue llamada a presentarse ante el Halach. Entonces, un hechicero se le acercó ofreciéndole un escarabajo, y le dijo: “Cuzán, aquí tienes a tu amado Chalpol. Tu padre le concedió la vida, pero me pidió que lo convirtiera en un insecto por haber tenido la osadía de amarte”. La princesa Cuzán lo tomó en sus manos, y se dirigió a él con las siguientes palabras: “Juré nunca separarme de ti y cumpliré mi promesa”.
LA LEYENDA DEL MAKECH
Se le llama popularmente escarabajo yucateco porque al parecer la variedad "maquech".


El mejor joyero del reino 

lo cubrió de piedras preciosas y le sujetó una de sus patitas con una cadenita de oro. Tan pronto estuvo listo, ella lo prendió a su pecho y le confió: “Makech, eres un hombre, escucha el latido de mi corazón, en el vivirás siempre. He jurado a los dioses no olvidarte nunca”. Y agregó: “Makech, los dioses no han conocido nunca un amor tan intenso y tan vivo como este que consume mi alma”.

Fue así que la princesa Cuzán y su amado Chalpol, convertido en Makech, se amaron por encima de las leyes del tiempo.

Fuentes: Leyendas populares del nuestro lindo Yucatán | Facebook Fanpage | 2018 | (2) By: https://www.facebook.com/nuestrolindoyucatan/

"Makech o Maquech" es una palabra de la lengua maya aplicada en la península de Yucatán, México, a un coleóptero polífago de la superfamilia de los tenebrionoideos, familia Zopheridae. Se le llama popularmente escarabajo yucateco porque al parecer la variedad específica correspondiente a este artículo solamente en aquella región del mundo existe. (2)

(2) Educalingo | Definición de maquech | liga. https://educalingo.com/es/dic-es/maquech