16 de noviembre de 2018

Cacalchén en la Guerra de Castas-Parte II


Cacalchén en la Guerra de Castas.

Cacalchén en la Guerra de Castas II. (Historias de la Rebelión en toda la Península de Yucatán).
.
Los rebeldes de igual manera contaban con armas de fuego que en la mayoría de las veces eran superiores a las que poseían las defensas de los poblados. Ya que éstas eran adquiridas de las manos de los contrabandistas en las honduras británicas. Y también fueron tomadas de los botines de guerra en los enfrentamientos con los ejércitos regulares. Como la victoria que tuvieron con el destacamento del coronel José del Carmen bello. Se estima que para el momento de la toma de Cacalchén las huestes de Pat contaban con cerca de una treintena de escopetas que arrojaban expansiva-mente municiones.
Cacalchén en la Guerra de Castas-Parte II
Historias de la Rebelión en toda la Península de Yucatán, en su paso en Cacalchén.
Es posible que muchos trabajadores (servidumbres en estado de esclavitud) mayas hayan dejado a su suerte a sus patrones o incluso se pasaron al lado de los rebeldes. De lo anterior no existen testimonios en el caso de Cacalchén. Lo que si se ha registrado es que es que los guerrilleros de Quinta Roo en unos frenesís de violencia masacraron a población maya con los argumentos que vestían, hablaban o portaban símbolos religiosos a igual que el enemigo blanco. (Un pantalón de tela corriente y una cruz colgada en el cuello era suficiente para que los peones sean considerados enemigos aliados de los blancos)

Continuando con el día del 18 de diciembre

Algunos Cacalchenenses después de resguardar a sus familiares en los montes regresaron al poblado para su defensa, se reagruparon y combatieron con armas punzo cortantes en las inmediaciones del primer cuadro. Ya que intentaron llegara a la iglesia para ser tomada como fuerte defensivo. Pero un grupo de rebeldes los atacó en lo que hoy es el cruzamiento de la calle 21.con 16. Actualmente esquina de los venados.

Según testimonios posteriores a la toma de Cacalchén en la mencionada batalla murieron alrededor de 40 locales algunos de los apellidos de los caídos son los siguientes: Can, Medina, Eb, Cimé, Ek, Yeh, Canché, Ku, Uitz, Nah, May, Balam, Pech. Todos hombres entre 16 y 50 años trabajadores de oficios en las haciendas ganaderas. Por parte de los atacantes se contaron 26 bajas. La sangre de los cuerpos abiertos de media centena de hombres inundó el crucero de la esquina citada. La batalla pudo a ver tardado hasta la una de la tarde.

Posteriormente los rebeldes sobrevivientes se dirigieron a la casona que hoy ocupa la escuela primaria Ignacio Allende, y que hasta mediados de la década de los 70's del siglo pasado aún conservaba la construcción. Para los tiempos a que nos referimos en ese lugar vivía una familia de unos 17 miembros y una veintena de peones. La casa era una de las más grandes tenía tres portones de poco más de cuatro metros de alto lucia unos marcos de piedra tallada con imágenes de flor de lis, dos portones miraban al norte donde hoy se encuentra la casa de Nicolás y una al oriente mirando a lo hoy en día es la casa de la familia Pérez Sosa.
Cacalchén en la Guerra de Castas-Parte II
En la calle 21-A, en lo que es hoy el frente de la fábrica de textiles, ex “cinema Cacalchén”.

Los rebeldes iniciaron el fuego a las puertas y ventanales. 

Media docena de hombres de la familia se subieron al techo y desde éste punto disparaban a los atacantes. Las casonas de aquel tiempo contaban con amplios corredores que colindaban con sus patios, por lo que no siempre era difícil violar la seguridad. Algunos rebeldes se internaron al largo solar de la casa llegaron hasta los corredores. Para ese momento uno de los portones había cedido. Los primeros en caer fueron los peones ya sea en un intento de huir o en defensa. Fueron abatidos a tiros tanto hombres como mujeres, solo respetaron a un par de niños mayas que salieron corriendo y llorando sin rumbo.

Las mujeres y los menores blancos se trancabas sus habitaciones pero era cuestión de tiempo en que estas cedían. (Los datos que se consultaron hablan del exterminio, pero es muy probable que las mujeres también se hayan sido objeto de agresiones sexuales antes de ser ejecutadas) los hombres que intentaron la defensa desde el techo fueron sometidos y amarrados de pies y manos. Y trasladado al centro de la plaza donde también ya se encontraban una veintena de hombres blancos e igual número de mestizos fieles. (Entendiendo mestizos como hijos de blancos con mujeres mayas)

La misma suerte corrieron las de mas familias que vivían en el centro del poblado, para las cinco de la tarde, se escuchó el fuerte sonido del caracol estos eran soplados por los rebeldes, Cacalchén ya había sido tomado. Los pocos defensores que habían hecho frente con armas de fuego habían caído entre las 11 de la mañana y 2 de la tarde. El techo de la jefatura local ardía con los escasos sacos de granos de maíz. Un rebelde tomó uno de los caballos del par de carretas, con una cuerda ato de los pies a dos cadáveres de blancos y a galope los arrastró al frente de la iglesia lo que es hoy la avenida en su lado poniente.

La iglesia y el convento ahora en unos 70 por ciento inexistentes fueron tomados sin ningún tipo de resistencia. En pocos minutos se vio salir humo de las ventanas y las puertas tanto del templo como del convento.

No había religiosos desde meses atrás en Cacalchén

Los únicos en parecer a manos de los atacantes eran los sacristanes mayas que cuidaban del templo. En la calle 21-A, en lo que es hoy el frente de la fábrica de textiles, ex “cinema Cacalchén” en los 60s del siglo pasado se encantaba un frondoso árbol de ramón, desde ese sitio Jacinto Pat, mando a cortar la larga soga de la campana de la iglesia. Ésta fue cortada en fracciones más pequeñas y con ellas colgaron a poco más de cincuenta hombres blancos de diferentes edades. Eran las ocho de la noche los rebeldes prendieron fogatas en diferentes puntos de lo que hoy es el parque. En el suelo descampado se veía la sombra de los ahorcados meciéndose. Una parvada de pájaros a vuelo bajo atravesó el lugar. Era diciembre una brisa de aire frío sopló del norte.
Cacalchén en la Guerra de Castas-Parte II
Ya que intentaron llegara a la iglesia para ser tomada como fuerte defensivo.
Continuara…

Ver parte I de la historia... dar clic...

Redacción y autoría por el novelista: Iván Noé Espadas Sosa (Ficción basada en hechos e historias reales...).

Compartida, editada y compartida: Equipo @Cacalchén
Cacalchén, Yucatán, México a noviembre de 2018.

Esta es nuestra "Segunda parte" de las 3 que se publica esta obra de narrativa en ficción.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario